miércoles, 2 de abril de 2014

CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO

Era de lógica que, cuando Marvel Studios, con Kevin Feige a la cabeza, comenzase a diseñar las diferentes Fases de su universo cinematográfico, el Capitán América ocuparía un lugar privilegiado en dicho conjunto. Así, tras tener su aparición Iron Man (Jon Favreau, 2008), The Incredible Hulk (Louis Leterrier, 2008) y Thor (Kenneth Branagh, 2011), la película Capitán América: El primer Vengador (Joe Johnston, 2011) se encargó de dar el último paso hacia la esperada, y posteriormente aclamada, Los Vengadores (Joss Whedon, 2012). Ahora, tras la destacada primera entrega que orquestó Johnston, los hermanos directores Joe y Anthony Russo toman el relevo para dar un nuevo paso hacia Avengers: Age of Ultron estrenando la secuela del Centinela de la Libertad: Capitán América: El Soldado de Invierno.

En esta nueva película, nos encontramos al Capitán América (Chris Evans) colaborando con S.H.I.E.L.D. en diferentes misiones y plenamente insertado en la actual sociedad descubriendo cómo ha cambiado el mundo desde que se precipitó a las aguas tras su lucha contra Cráneo Rojo. Así, durante una de las mismas bajo las órdenes de Nick Furia (Samuel L. Jackson) descubre que este anda tramando algo, pero, antes de poder investigar un poco más de cerca el asunto, aparece el misterioso asesino llamado Soldado de Invierno (Sebastian Stan), la punta del iceberg de una amenaza que surge desde el pasado para hacer temblar los cimientos del Capitán América y S.H.I.E.L.D.

Esta es (a grandes rasgos, así se evitan los spoilers) la trama que trazan los hermanos Russo para mostrarnos una película que, manteniendo la esencia de su saga y de su personaje (sobre todo la versión que nos mostró en sus cómics Ed Brubaker), se acerca íntimamente a los géneros de espionaje y conspiraciones manteniéndose fiel a la acción que tan bien ha definido en sus películas Marvel Studios, y es que ahí radica el éxito de sus films: hacen auténticos y excelentes blockbusters, lo saben y no se esfuerzan en disimularlo, todo lo contrario, los desarrollan completamente orgullosos creando aventuras que entusiasman y divierten al espectador como pocas pueden hacer.


Y eso es lo que nos encontramos en esta película, pues siguiendo de cerca la estela marcada por Los Vengadores de Whedon, los hermanos Russo procuran ofrecernos uno de los mejores (sino el mejor) blockbusters de Marvel Studios dando con la preciada fórmula para dividir equitativamente el film entre guion y acción. Así, el gran éxito de esta película reside, principalmente, en ser capaz de avanzar una trabajada trama a la par que desarrolla grandes escenas de acción.

De este modo, podemos afirmar que enmienda uno de los puntos débiles de Los Vengadores al mostrarnos un guion que, a pesar de carecer de cierta originalidad, ha sido elaborado, muy bien planteado e igualmente de acertado a la hora de su desarrollo gracias a la forma de implicar a los personajes, sus vidas y a los sorprendentes giros argumentales. Incluso se deja ver cierta crítica social en el film.

Y, como comentamos, todo esto se encuentra aliñado con grandes dosis de acción… Pero no una acción cualquiera, sino auténticas escenas de acción de calidad, brillantes en cada una de sus diferentes desarrollos, ya sean intensas peleas cuerpo a cuerpo, callejeros y multitudinarios tiroteos o persecuciones de coches, como la que protagoniza Nick Furia, la cual se antoja como una de las partes más memorables y logradas del film.

Por otro lado, los seguidores de los cómics del Centinela de la Libertad podrán estar tranquilos, pues a pesar de que el film no adapte íntegramente el cómic homónimo en el que se basa, Capitán América: El Soldado de Invierno, sí que recoge con bastante acierto la esencia de la etapa de Ed Brubaker y adapta igualmente bien al antagonista del film, el Soldado de Invierno, uno de los más imponentes y gloriosos villanos de todos los vistos en las películas de Marvel Studios. Del mismo modo, también aparecerán otros de los personajes de los cómics, destacando en especial el papel de Nick Furia, quien encuentra en esta película su mejor versión. A este se le sumarán otros personajes surgidos de los cómics como la Viuda Negra (Scarlett Johansson), Falcon (Anthony Mackie), Alexander Pierce (Robert Redford), Baltroc, María Hill, Calavera, Sharon Carter… Un amplio elenco de conocidos personajes interpretados por grandes estrellas del cine. Y, como no podía ser de otra forma, no faltarán los guiños a otras películas, estrenadas y por estrenar, del Universo Marvel.

Conclusión: Capitán América: El Soldado de Invierno es una genial película que le haría sombra a la mismísima Los Vengadores (si es que algún loco tuviese valor para compararlas), encontrándose la principal clave de su éxito en mezclar brillantemente una trama muy bien hilvanada con unas escenas de acción genialmente desarrolladas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada