lunes, 1 de septiembre de 2014

GUARDIANES DE LA GALAXIA

Marvel Studios lleva lanzándonos películas desde que dio inicio su reinado en 2008 con Iron Man. Desde entonces, 9 han sido las películas que han presentado protagonizadas únicamente por los mismos personajes: el Capitán América, Thor, Hulk, Iron Man y los chicos de S.H.I.E.L.D. El culmen de dicho proyecto llegó cuando reagruparon a todos estos personajes en la brillante Los Vengadores, película que se consolidó como un canon en el que debía fijarse cualquier director que buscase crear un buen blockbuster. 

Ahora, ante la carencia de derechos sobre el resto de personajes principales de Marvel (Sony está creando su propio universo compartido con The Amazing Spider-Man e igual hace Fox con los X-Men), sacan a la palestra a los Guardianes de la Galaxia, un equipo con el que pretenden demostrar que su universo compartido no se limita a los Vengadores. 

Con esta película, Marvel Studios expande horizontes al alejarnos de la Tierra y sumergirnos en el espacio más profundo para mostrar cómo se crea el equipo formado por Star-Lord, Gamora, Drax, Roocket y Groot. Un grupo de asesinos y cazarecompensas que se ven obligados a aunar fuerzas para evitar que Ronan se haga con el arma definitiva y se vengue de todo el universo. 

El encargado de dirigir este film es James Gunn, quien presenta una película que responde a los cánones que cualquier película marveliana (o al menos de Marvel Studios) debe tener. Gunn decide guionizar la película sin arriesgar demasiado en la trama, recurriendo al típico McGuffin para hacer que los más peligrosos personajes que alberga la galaxia se vuelquen en la búsqueda de la preciada arma. 

Una vez planteada la historia, Gunn deja que la película se desarrolle mediante las escenas de acción en las que vemos como los protagonistas deben escapar de prisiones galácticas, enfrentarse a múltiples especies alienígenas, sobrevivir a batallas de naves espaciales… El ritmo de esta aventura con encanto propio se encuentra llevado de una forma más que digna, dándole al film un desarrollo realmente trepidante y marcado por los giros argumentales. Todo ello ambientado en un apabullante marco interestelar. 


Pero no solo de acción vive Guardianes de la Galaxia, pues James Gunn también apoya la película en su grupo protagonista. A pesar del poco tiempo del que dispone para desarrollarlos, Gunn es capaz de retratarlos como personajes altamente carismáticos y con personalidades e historias propias. A su vez, este trabajo con los protagonistas permite aportarle al film grandes dosis de humor e, incluso, varios momentos sentimentales. 

Chris Pratt, Zoe Saldana y Dave Bautista encabezan el reparto de un equipo que cuenta con estrellas invitadas de la talla de Bradley Cooper, Vin Diesel, Benicio del Toro, Josh Brolin o Glenn Close. Todos ellos realizan un trabajo más que decente, logrando el reparto protagonista meterse bajo la piel de sus personajes y darle esa carisma antes comentada.

Pero no todos los personajes son tan brillantes como Quill y el resto de Guardianes, pues uno de los peros que nos encontramos son sus villanos que, a pesar de quedar patente su posibilidad como amenaza, personajes como Ronan o Nebula quedan bastante desdibujados. Aunque no llegan a entrar en esta categoría de villanos, quienes sí se salvan son Yondu, interpretado por Michael Rooker, y el Coleccionista con su breve aparición a cargo de del Toro.

A este trabajo se le suma la genial banda sonora. Compuesta por grandes y emblemáticos temas de los 80, esta ambienta la película marcándole aun más ese ya de por sí acentuado encanto y estilo propio que, a pesar de su encuadre futurista, goza de una clara influencia vintage. 

Además, Guardianes de la Galaxia juega un decisivo papel en los planes de Marvel Studios demostrando no solo que hay vida más allá de los Vengadores, sino abriéndoles las puertas a los confines universo. Los Nova Corps, los Celestiales, las Gemas del Infinito, los Kree, Thanos, Adam Warlock, el Coleccionista… Todos estos elementos Marvel y muchos más aparecen en la película, ya sea con un papel propio o a modo de guiño, ofreciendo pistas sobre cuáles serán los próximos pasos de Marvel Studios. 

Pero las comparaciones son odiosas, y la sombra de Los Vengadores de Joss Whedon es alargada… El paso de la película de Whedon por la taquilla hizo que sorprendiera por su espectacularidad, pues a pesar de no gozar con el guion más brillante, poseía unas escenas de acción impresionantes. Igual fue el éxito de Capitán América: El Soldado de Invierno o Iron Man 3, las cuales no solo gozaban de grandes escenas de acción, sino que además las sustentaban con un guión más que trabajado. 

Si bien Guardianes de la Galaxia tiene buenas escenas de acción y se basa en una trama que sostiene de manera solvente el desarrollo, esta no alcanza a las citadas anteriormente, pues ni logra las mejores escenas de acción ni ofrece un guion sorprendente. De hecho, se podría decir que Guardianes de la Galaxia son Los Vengadores, cambiando a los superhéroes por anti-héroes y manteniendo como eje de la trama un McGuffin prácticamente idéntico. 

Aun así, que las comparaciones de la película de Gunn con las grandes del Universo Marvel no empañen la imagen del film galáctico. Esta destaca muy por encima de la mayoría de sus "hermanas", pues nos encontramos con una película al más puro estilo Marvel Studios: acción y entretenimiento en estado puro.

Conclusión: El debut de los Guardianes de la Galaxia en la gran pantalla tiene como resultado una buena película de entretenimiento que destaca por su espectacularidad visual, por sus trepidantes aventuras y por unos personajes que encandilan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada