lunes, 19 de enero de 2015

TOMB RAIDER

Si hay un personaje de las consolas que se ha consagrado con el paso del tiempo como un auténtico icono pop, esa ha sido Lara Croft. La dura y sexy protagonista de la saga Tomb Raider iniciaba sus aventuras en 1996 y, aunque esta etapa suya será de forma innegable su mejor versión, ha ido sobreviviendo al paso de los años disfrutando de diferentes versiones adaptándose a las consolas de nueva generación, al cine, los cómics... El pasado 2013 la intrépida aventurera regresaba con Tomb Raider, el segundo videojuego de la franquicia con ese nombre y que suponía la vuelta a los orígenes del personaje y su debut en las consolas de nueva generación. 

En esta nueva entrega retrocedemos en el tiempo hasta encontrarnos con una Lara Croft adolescente en busca de su primera aventura. Para ello, Lara se embarca en el Endurance con fin de encontrar el reino perdido de Yamatai, lo que les lleva hasta el conjunto de islas llamado el Triángulo del Dragón. Pero, antes de poder llegar a sus costas, el Endurance naufraga, dejando a Lara y a su tripulación aislados en una isla que oculta miles de secretos y de la que no son los únicos ocupantes. 

Esta es la historia de la que se sirve el videojuego para presentarnos una trama que mezcla acción y plataformas y que nos narra como la joven Lara Croft se acabó convirtiendo en la experta aventurera protagonista de la saga Tomb Raider

SISTEMA DE JUEGO, MAPA Y ENEMIGOS 

La evolución de la protagonista será la premisa que guiará el videojuego en todos sus aspectos, pues Lara no será la única que en madurar, ya que todas sus habilidades y armas también se regirán por la misma ley: el avance en la trama y la acumulación de puntos significa la mejora y evolución. 

Por un lado, las mencionadas habilidades que el jugador tendrá que adquirir harán que Lara tenga más resistencia al daño, mayor sigilo, más fuerza… o que aprenda nuevas técnicas de combate. Para ello, el jugador deberá de ir acumulando los puntos de experiencia que se consiguen realizando actividades como cazar animales, matar y saquear enemigos o descubrir diferentes tesoros, objetos o diarios. 

Por otro lado, al mejorar las armas se consigue que estas tengan mayor capacidad de munición, mayor cadencia, más estabilidad al apuntar… Además, conforme vayan evolucionando también dispondrán de diferentes tipos de balas o flechas, siendo algunas inflamables, explosivas… Para mejorarlas serán necesarios los restos de piezas que se encuentran esparcidos por toda la isla. 


Pero no contaremos con todas las armas y habilidades desde el primer momento, pues como hemos dicho, la técnica de evolución y mejora está presente en todos los aspectos del videojuego. De este modo, comenzaremos el juego con un arco para hacernos posteriormente con la pistola, la escopeta y la metralleta, además de una suerte de piolet que servirá tanto para luchar cuerpo a cuerpo como para trepar por rocas y paredes. 

Así, mientras que vamos evolucionando y mejorando las habilidades y las armas, iremos descubriendo una isla que supone un completísimo mapa que el jugador deberá recorrer explorando desde antediluvianas tumbas, pasando por poblados en ruinas, colosales templos y hasta bases en la nieve. Para ir avanzando por este completo mapa, deberemos de ir superando los diferentes obstáculos que nos encontraremos por el camino, pues si algo define a este videojuego, es el gran peso que tiene en él el género de plataformas, al cual logran sacarle el máximo jugo posible. 

Todo lo que se encuentra en la isla está diseñado para hacer que el jugador deba estar constantemente recurriendo a los saltos, escaladas con piolet y tirolinas para llegar hasta el próximo campamento, ubicaciones distribuidas por todo el mapa en los que podremos guardar la partida y mejorar las habilidades y las armas. Además, estos campamentos permitirán que podamos viajar por todo el mapa. 

Llegados a este punto, hay que decir que si bien no es un sandbox, es muy parecido, pues a pesar de que el desarrollo nos hace recorrer la isla de forma lineal, nos encontramos con planos de grandes dimensiones que podemos recorrer en ciertos momentos de forma libre conforme los vayamos descubriendo y explorando. Y si hablamos de exploración, no lo hacemos al azar, pues el mapa cuenta con decenas de objetos y tesoros escondidos por cada rincón de sus bellos paisajes, haciendo que el jugador se detenga en cada escenario para descubrirlos todos. 

Esta labor no será tan difícil como parece, pues Lara cuenta con una especie de sexto sentido que le permitirá analizar todo su entorno. Gracias a esto, podremos saber con facilidad cuál es la ubicación de los tesoros, de su próximo objetivo e incluso de sus enemigos. 

En lo referente a estos últimos, Lara tendrá que hacer frente a diferentes tipos de enemigos: desde lobos salvajes hasta figuras fantásticas, pero, sobre todo, isleños. De estos últimos encontraremos diferentes tipos, pues algunos llevarán arcos, espadas o armas de fuego. También se diferenciaran por sus defensas, pues algunos serán más vulnerables mientras que otros irán equipados con escudos. Para enfrentarse a ellos, Lara recurrirá al cuerpo a cuerpo, las armas o usando el entorno y el sigilo. 

APARTADO GRÁFICO 

Desde un primer momento, nos encontramos con unos paisajes altamente detallados y decorados, contando con animales, casas amuebladas, diferentes vegetaciones… Todo ello hará que, a la hora de explorar cada escenario para encontrar los diferentes tesoros y piezas, el jugador disfrute plenamente del entorno. 

Así mismo, cabe destacar el buen trabajo realizado con las texturas, los matices y la luz, pues no serán pocas las veces en que Lara se encuentre a oscuras y deba recurrir a encender su antorcha. 

A pesar de la buena salud de la que goza este apartado, nos encontramos varios fallos que actúan en detrimento del mismo. Por un lado, hay varios momentos en los que, si se enfoca a un determinado objeto (esto ocurre sobre todo con el walkie-talkie) se pixela. Si bien es cierto que esto no ocurre muy a menudo, es un fallo que no presentan otros videojuegos de la misma generación. 

Además, hay ocasiones en la que la gestualización de los personajes no corresponde con los sonidos emitidos. También se le podría haber prestado mayor atención a la hora de detallar algunos elementos, como el pelo de Lara y su reacción al viento y al agua. Estos son algunos aspectos que deterioran un poco el resultado final del videojuego, pero no en gran medida, pues estos se dejan ver principalmente en los vídeos. 

LA HISTORIA

Aquí llega uno de los mayores puntos flojos de esta entrega. El arco argumental que rige la trama no es precisamente una brillantez. Lara y el resto de la tripulación del Endurance acaban en una isla poblada por una secta que piensa que Sam, la amiga de Lara, es la persona a la que han estado esperando para sacrificarla a su diosa. Esto hará que la secuestren y que Lara vaya en pos de ella. 

Como comentábamos, la trama no es una genialidad, aunque sirve para desarrollar el juego de forma más que eficiente… Hasta que sobrepasa el ecuador de la historia. Conforme se va acercando al final, la trama va perdiendo fuerza, haciendo resentir toda la estructura del videojuego. A pesar de esto, como la trama es algo muy secundario durante todo el videojuego, no llega hacer mucho daño al desarrollo. 

Tampoco se encuentran muy logrado los diferentes personajes que nos encontramos, pues estos son bastante planos y responden a estereotipos vistos ya multitud de veces: el mentor, el informático, el grandullón bonachón…

Aunque este aspecto no consigue mejorar mucho la trama, el jugador conococerá más sobre la isla y sus habitantes al descubrir diarios de isleños de distintas épocas que Lara se irá encontrando por el camino. 


VERSIÓN ON-LINE

En lo referente a su modo on-line, este no llega a tildarse de malo, pero tampoco despunta, pues este modo on-line no aporta nada que no hayamos visto ya en otros juegos del género. 


Las partidas se llevan a cabo en unos mapas cerrados en los que nos encontramos diferentes equipos y modos. Igualmente, iremos subiendo de nivel y mejorando a su vez nuestras armas. Sin lugar a dudas, el on-line no se puede destacar como uno de los principales atractivos del videojuego, siendo más un suplemento para sacarle unas horas extras al juego que una pieza fundamental de la entrega. 

TOMB RAIDER I Y UNCHARTED

Si bien Uncharted presentaba claramente la influencia de los Tomb Raider originales, esta nueva entrega se encuentra altamente influenciada por los videojuegos de Nathan Drake. 

La influencia de la saga de Naughy Dog se deja ver principalmente a la hora de las escenas de acción, pues, a diferencia de los Tomb Raider originales, en esta nueva aventura cobran gran importancia los tiroteos y la cobertura. Igualmente, la búsqueda de tesoros y los movimientos más fluidos por los escenarios también recuerdan a las aventuras de Drake. 

Por otro lado, son muy agradables los momentos en los que nos acordamos de las primeras entregas de Tomb Raider, pues en múltiples escenas Lara dejará de lado la acción para adentrarse en tumbas y resolver ingeniosos puzzles. 

Conclusión
Hemos sacado varios puntos flojos a esta entrega, pero estos palidecen al lado de sus grandes aciertos. Esta última aventura de Tomb Raider se caracteriza por saber exprimir al máximo y de la mejor forma posible el género de plataformas y de acción, regalándonos un videojuego cuyo desarrollo absorberá al jugador metiéndolo de lleno en su brillante mezcla de saltos y disparos. 

Con esta nueva entrega, Tomb Raider renace con un nuevo aspecto y convirtiéndose no solo en una de las mejores entregas de la saga, sino en un videojuego a la altura de los títulos más destacados de esta generación de consolas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada