lunes, 24 de marzo de 2014

BATMAN: EL LARGO HALLOWEEN



Irregular. Esa es la palabra que mejor define la carrera de Jeph Loeb en el mundo del cómic. El guionista, tras dejarnos obras altamente recomendables y ganadoras de varios premios al comienzo de su andadura en el género (como sus Daredevil: Yellow, Spider-Man: Blue, Hulk: Gray…) perdió esa inspiración de la que había estado dotando a sus obras para guionizar cómics completamente olvidables como su etapa en los Ultimates o Ultimatum, saga que acabaría recibiendo el título de “peor cómic de la historia”. Pero, como decimos, no todo han sido obras olvidables en su carrera, pues el guionista ha sabido regalarnos historias de inmensa calidad, y si alguna ha brillado de forma especial sobre el resto, esa es la que hoy nos ocupa: Batman: El Largo Halloween.


Mientras trabajaba  como guionista de cine y series, Jeph Loeb debutó en 1991 en el mundo del cómic guionizando Investigadores de lo Desconocido (serie creada por Jack Kirby), cabecera en trabajaría por primera vez junto al dibujante con el que tantas veces colaboraría a lo largo de los años: Tim Sale. Gracias a la fructífera relación que se había establecido entre guionista y dibujante, Sale recomendó a Loeb para que guionizase la serie que él iba a dibujar, Legends of the Dark Knigh, saliendo como resultado de la segunda colaboración del tándem los especiales de Halloween Miedo, Locura y Fantasmas.


Al acabar estas tres entregas, Loeb dio por finalizados sus días como guionista de cómics… Hasta que Archie Goodwin (editor de Legends of the Dark Knight) citó a escritor y dibujante asegurándole a Loeb que “siempre me ha gustado lo que Tim y tú hacíais con los mafiosos”. El editor continúo diciendo que deberían realizar algo más duradero que los especiales de Halloween que habían estado creando. Además, había estado hablando con Frank Miller  por si tenía algo pensado hacer con aquellos personajes que creó para Batman: Año Uno, a lo que Miller respondió “Nada. Si quieres usarlos, adelante”… Y así, una reunión entre amigos y el pasotismo de Miller dieron lugar a uno de los más grandes cómics que ha concebido el noveno arte.




Tras  limpiar la corrupción que anegaba el departamento de policía de Gotham en Batman: Año Uno, Gordon y el Caballero Oscuro, en Batman: El Largo Halloween, darán un paso adelante en su cruzada por lograr una ciudad libre de criminalidad enfrentándose a las mafias que se disputan el control de la ciudad. Así, la historia arranca presentándonos una ciudad bajo la influencia de “Carmine Falcone, el Romano, el intocable señor del crimen organizado de Gotham City”. Pero, a pesar del respeto que se ha logrado el Romano, todas las familias mafiosas de su entorno se confabulan a espaldas suyas para hacerse con el mando de la ciudad. Partiendo desde su hermana Carla Vitti y pasando por los Maroni, cada uno busca el momento y la excusa oportuna para dar el golpe con el que derrocar a Falcone.


Ante esta situación,  el comisario James Gordon, el fiscal del distrito Harvey Dent y Batman deciden poner fin al reinado de corrupción que rige su ciudad. Para ello, los tres personajes forman una alianza en la que juran que harán todo lo posible por detener al Romano… Pero con una condición, ninguno de ellos infringirá la ley. Así, cada uno en su ámbito, los tres comenzarán a luchar contra el reinado del Romano desde los cimientos.


Pero, en este contexto en el que la tensión corta el aire, aparece un nuevo jugador. Armado con un arma del calibre 22 y usando como silenciador la tetilla de un biberón, un asesino en serie comienza a matar a los hombre de Falcone coincidiendo cada asesinato con una festividad. El misterioso asesino, que se cobrará el nombre de Festivo, dará una nueva vuelta de tuerca a la ya crispada situación haciendo que todos desconfíen de todos… Gordon, Dent y Batman quieren detener al asesino que atemoriza a la ciudad, y Falcone y los suyos desean aniquilar a quien está poniendo en jaque sus imperios… ¿Quién es Festivo, a qué bando pertenece y qué es lo que busca?


Esta es la trama que plantea Jeph Loeb para aglutinar en un único cómic de una forma realmente brillante toda la esencia de las historias del Caballero Oscuro. Los géneros que toca, el enfoque que le otorga, los personajes que aparecen… Todos ellos son parte de la historia de Batman, y Jeph Loeb sabe orquestarlos en una trama compleja, elaborada con la que atrapará al lector haciendo que las páginas se pasen solas con tal de conocer el final de la historia. 



De este modo, destacamos la gran habilidad que muestra Loeb en esta obra como narrador, ya que sabe captar la atención del lector desde esa primera impactante página en la que aparece un impasible y oscuro Bruce Wayne que reza “Creo en Gotham City”. Desde ese splash-page que nos encontramos nada más comenzar la obra, el lector es consciente de que se adentra en un cómic altamente atrapante que bebe del género negro, detectivesco y que coquetea lo justo con el espíritu aventurero del personaje.


Gracias al planteamiento y desarrollo de la obra, Loeb consigue que, capítulo a capítulo, el lector se sumerja un poco más en la obra llegando a tomar un papel activo recogiendo pistas y realizando sus propias pesquisas sobre quién es Festivo, pues tal es el planteamiento, que cualquiera que asome por las viñetas es sospechoso de ser el enigmático asesino.


Y si el enfoque y desarrollo de la trama supone un gran acierto, la selección de personajes que aparecerán por el cómic no es un trabajo menor. Loeb recupera personajes de Batman: Año Uno de Frank Miller (el Romano, Maroni…), inserta en la trama a eternos aliados del Caballero Oscuro (Gordon, Alfred), a gran parte de su galería de villanos (Joker, Catwoman, Espantapajaros, Solomon Grundy, el Sombrerero, Hiedra Venenosa, el Pingüino…) y presenta a personajes de nuevo cuño (Alberto y Sofía Falcone, Festivo)… Un amplio elenco de personajes que hará las delicias que los lectores más aficionados al Caballero Oscuro y su universo.


Pero Loeb no se limita a insertar personajes sin ton ni son, sino que sabe darle a cada uno el enfoque correspondiente dotándolos de profundidad y personalidad propia. Las conversaciones ingeniosas y cortantes con frases lapidarias ayudan a dotar de vida a los gothamitas, destacando el trabajo realizado con Batman, quien irá narrando exquisitamente los sucesos con el lirismo y dramatismo que caracteriza tan oscuro personaje. 

Además, en esta búsqueda por dotar de profunidad a los protagonistas, Loeb le otorga gran importancia a las familias de cada uno de los protagonistas (la familia del Romano, de Gordon, de Dent…), pues estas servirán para reflejar cómo evolucionan los diferentes personajes conforme van aconteciendo los diferentes sucesos de la trama. Así, mediante la representación de los habitantes de Gotham y sus relaciones, Loeb consigue recrear la ciudad de forma que la presenta como si de un personaje más se tratase.


Y si brillante es el trabajo de Loeb, a la misma altura se encuentra la labor realizada por Tim Sale en el apartado gráfico. Este guioniza unos dibujos impregnados con su reconocible estilo personal retratándolos en cierta forma grotescos y descomunales, dándole así a la historia el tono lúgubre que se merece. Además, sabe hacer que el físico de los personajes represente a sus personalidades, mostrándonos a un Batman imponente, a una Catwoman femenina y ágil, un templado y seguro Falcone… Y todo ello realizando un brillante uso de las sombras y los colores con el que te sumerge en esta historia creándonos la atmósfera tensa, oscura y fría que desprende la obra.


La última edición que ha tenido la obra en nuestro país corre a cargo de ECC. Esta ha presentado el cómic en una lujosa edición cartoné que se encuentra publicada bajo la línea Grandes Autoresde Batman. Esta edición contiene, a parte de los 13 capítulos que componen la trama, numeroso material extra. Así, nos encontramos con una introducción protagonizada por el mismísimo Christopher Nolan y David S. Goyer (director y guionista respectivamente de la trilogía del Caballero Oscuro, la cual se encuentra fuertemente influencidada en esta obra), unas imágenes de las figuras que salieron aprovechando el éxito de la colección, el guion original que tenía pensado Loeb y una entrevista con Loeb y Sale, entre otros extras. La edición se compone por 400 páginas y tiene un precio de 32€.


Conclusión: Magnífica, inteligente, atrapante… Loeb nos regalaría después muchas obras que serían aconsejables olvidar, pero antes, guionizó Batman: El Largo Halloween, uno de los mejores (sino el mejor) cómic del Caballero Oscuro con el que logró obtener el preciado premio Eisner a la Mejor Serie Limitada. Las mafias, los villanos, los aliados, los asesinos, Gotham… Loeb aglutina todos los elementos del personaje en una única historia que cuenta con un inteligentísimo desarrollo haciendo que el lector se sumerja de lleno en una lectura que no apartará hasta haber conocido el final. Una compra obligatoria para los seguidores del protector de Gotham.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada