lunes, 29 de diciembre de 2014

BATMAN: EL TRIBUNAL DE LOS BÚHOS

Agosto de 2012: concluye el evento Flashpoint, y con él, el Universo DC tal como lo conocíamos. En una de las jugadas más polémicas de la editorial en los últimos tiempos, la continuidad deceita era completamente reiniciada para ofrecer a todos y cada uno de sus personajes un nuevo comienzo. Una estrategia que tenía como objetivo librar a los guinonistas del lastre de la extensa continuidad y, sobre todo, hacer de sus series un producto mucho más accesible a los nuevos lectores que decidieran unirse a Superman, Batman y los demás personajes de la casa.

Este reinicio tuvo como fruto el conocido Nuevo Universo DC, el cual se compuso en su origen por un total de 52 nuevas series que eximiría a sus personajes de todo lo acaecido hasta el momento haciéndolos retornar hasta sus respectivos puntos de partida. 52 nuevas series entre las que no faltaban la de los personajes más clásicos: la Liga de la Justicia, Superman, Wonder Woman… Y, cómo no, Batman.

Antes de dicho reinicio, el Hombre Murciélago se encontraba bajo la tutela de Scott Snyder, quien a pesar de su escasa experiencia en la industria ya había demostrado su pericia narrativa con su creación American Vampire o con Detective Comics. Tras el salto al Nuevo Universo, los mandamases decidieron que Snyder debía continuar dando al personaje la calidad de la que venía gozando desde que ambos confluyeron. A este dueto tan bien avenido se le sumó un dibujante mucho más experto que su compañero guionista: Greg Capullo.

Ante el reto de responsabilizarse del Batman del Nuevo Universo DC, Snyder y Capullo compartirían la suerte o la desdicha de encontrarse con un personaje carente de experiencias y sin referentes. Una auténtica tabula rasa que se les presentaba como una carta blanca para jugar con el protector de Gotham como más se le apeteciese. Estos, sin embargo, decidieron ahorrarnos una nueva versión de Batman: Año Uno y ubicaron al Caballero Oscuro directamente ante un impensable complot que pondría en jaque tanto a la ciudad como al mismísmo Batman, una amenaza colosal para el joven cruzado. En dicha historia el murciélago se enfrentaría contra su enemigo natural, el búho, en una saga que desde su arranque hizo que la colección del Caballero Oscuro despuntase sobre las otras 51 series. La saga se tituló El Tribunal de los Búhos.

A pesar del reinicio, en dicha historia nos encontramos con un Batman ya formado, con cierta experiencia y que no solo ha logrado forjar la leyenda del protector de Gotham, sino que además ha unido a su causa aliados como Nightwing, Red Robin, Robin o Gordon. Pero, cuando parecía que había establecido por completo su control sobre Gotham, una organización secreta profundamente arraigada en la ciudad comienza a resurgir amenazándo con convertirse en la nueva dueña de Gotham. Un peligro que, si bien al principio carece de veracidad para Batman, deberá exterminar por el bien de la ciudad y el suyo propio.

Desde el primer número de la saga, nos encontramos con un trabajo por parte de Scott Snyder que rebosa calidad. Este plantea de forma inteligente y sutil una historia cuyo potencial es tangible desde el primer momento, consiguiendo así absorber por completo la atención del lector. Con este planteamiento de la trama, Snyder ya consigue atraparnos en la lectura, pero con su desarrollo, esta no hace más que mejorar. 


La historia se erige en torno a un oculto complot que afectará por completo al Caballero Oscuro y a su ciudad, pero que no se limitará únicamente a hacer que el protagonista se sienta como un títere en manos de su enemigo, el Tribunal de los Búhos, sino que sembrará el caos en toda la ciudad desvelando una historia secreta de la misma que encuentra raíces en sus propios orígenes.

Una vez iniciada la historia, Snyder desplegará una atrapante trama que irá cobrando mayor intensidad conforme evoluciona. Clave en este hipnótico desarrollo son los múltiples y constantes giros argumentales que contiene el cómic y la inteligente dosificación de información que realiza Snyder, pues desvela cuidadosamente y en el momento preciso los nuevos misterios que rodean al Tribunal consiguiendo que cuanto más conoces, más intrigado y atrapado te encuentres en la trama.

El resultado de este desarrollo es una historia al más puro estilo detectivesco del personaje que alcanza tales niveles de angustia que se asoma a terrenos de terror psicológico. Todo ello sin perder la esencia de Batman e introduciendo nuevos elementos a la mitología del mismo, pues la trama ahonda en la historia los Wayne y de la ciudad e incluye a su extensa galería de villanos un nuevo miembro que no podrá ser olvidado.

Genial planteamiento y trepidante desarrollo, pero en algún lugar debía de flaquear la historia de Snyder, y ese lugar es el final. Este se encuentra carente del ingenio que venía caracterizando a la colección, encontrando su principal achaque en el final que le otorga a ciertos personajes. A pesar de esta bajada de nivel con un final que podría disgustar a muchos de los seguidores del murciélago, el nivel del final dista mucho de ser malo.

Pero Snyder no solo se esmera en la inteligente trama, sino que tampoco deja atrás la construcción de los personajes. Este ahondará en sus historias creando aspectos de su pasado completamente nuevos y les ofrecerá profundidad gracias a los cuadros de texto, los cuales recogerán principalmente los pensamientos de Bruce y dotaran a la historia del drama y la épica que ayudará a sumergirnos en la misma. Además, cabe destacar el trabajo de Snyder con los diálogos y los pensamientos, los cuales siempre resultan ingeniosos y ayudan a definir al personaje.

Y si brillante es el trabajo de Snyder, no menos elogios recibe el de Greg Capullo como dibujante. Este realiza unos personales dibujos que, al igual que ocurre con el trabajo de Snyder, cautiva al lector de forma inmediata gracias a su encanto propio. Su trazo es meticuloso, sus escenas están plagadas de detalles y crea dibujos dinámicos, expresivos y cargados de fuerza. 

Además, Capullo recrea viñetas con ingenio y logra una ambientación claustrofóbica que se encuentra en perfecta sincronía con la tensa y oscura trama hilvanada por Snyder. Mención especial se merece la labor de Jonathan Glapion como entintador y de Fco Plasciencia como responsable del color, pues sus trabajos embellecen los dibujos de Capullo y ayudan a recrear la atrapante ambientación ya mencionada.

Pero Capullo no dibuja la obra al completo, pues Jason Fabok se encarga de dibujar el anual que Scott Snyder guioniza junto a James Tynion IV. Si bien el arte de Fabok dista del de Capullo, la suplencia no resulta discordante debido a su trabajo de calidad en el que destaca su realismo y el detalle a la hora de caracterizar las facciones de los personajes.

Este cómic ha sido publicado por ECC y actualmente se encuentra disponible hasta en 3 ediciones distintas: grapa, reedición trismestral y tomo. El más reciente es el tomo, una lujosa publicación con diversos extras que contiene todos los números de la saga central, es decir, Batman #1-11 y Batman Annual #1. Esta publicación cuenta con cubiertas en tapa dura, unas 352 páginas y un precio de 30,00 €.

La otra opción es una publicación en la que ECC agrupa las dos colecciones de Batman, Batman y Detective Comics, de forma trimestral en pequeños tomos rústicos cuyo precio oscilan entre los 8,95 € y los 12,95€. La saga El Tribunal de los Búhos se encuentra publicada en las 6 primeras reediciones trimestrales, saliendo sus más de 600 páginas a un total de 65 € aproximadamente. Una opción mucho menos económica que la anterior pero más completa, ya que incluye múltiples tie-ins de la saga protagonizados por Nightwing, Batgirl, Robin, Batwing

Todos estos tie-ins se encuentran en el 4º tomo y, a pesar de que no dejan de ser interesantes, no enriquecen de sobremanera la historia principal ni destacan por su calidad. Incluso pueden llegar a sacar al lector de la inmersión realizada en la trama de Snyder y Capullo. La gran ventaja de esta opción es que permite seguir las dos colecciones de Batman tras el final de la saga de los Búhos de cara a futuros eventos.

Conclusión: El primer arco argumental de Batman en el Nuevo Universo DC es un magnífico cómic digno del personaje. Un gran trabajo de Scott Snyder que, junto al genial Greg Capullo a los lápices, crea una historia tan inteligente como intensa. Un clásico moderno del Caballero Oscuro que se ha convertido en una compra indispensable para sus seguidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada